Categorías del Blog

Últimos Comentarios

Artículos Populares

Artículos Recientes

Etiquetas Publicadas

Archivo del Blog

El síndrome de la mamá agotada ¿lo sufres?

El síndrome de la mamá agotada ¿lo sufres?

Cuando alguien comienza a padecerlo,  manifiesta cambios en su comportamiento,  como puede ser el trato desagradable hacia los demás. Esto se debe a un progresivo agotamiento físico y mental que lleva al ser humano a experimentar falta de motivación en su día a día.

Este síndrome se conoce como Burnout, que significa consumirse o agotarse,  y generalmente es utilizado en el campo laboral para describir a algunos empleados que pasan por esta situación de estrés crónico. Sin embargo, las madres que se dedican a sus hijos en casa o si comparten su rol con trabajar en la calle, también pueden pasar por ello.

¿Lo has vivido?  En este caso, este estado entra en contradicción con la mamá perfecta que quisieras ser. Una que se convierta en luz para todos en su familia,  que siempre tenga las palabras adecuadas, cuente con toneladas de paciencia, esté de buen humor, sea suave y dulce, organizada, tenga la casa perfecta y además se vea bella.

Pero estas exigencias son irreales y suman presión a la compleja tarea de ser mamá. El estado de agotamiento emocional muchas veces también te lleva a preguntarte por qué no disfrutas de la maternidad.

Hay una serie de factores que pueden inclinar la balanza hacia el agotamiento: el apego del niño a su madre, un bebé demandante, falta de apoyo, los desafíos personales, presiones externas o expectativas poco realistas sobre la crianza.

Las mamás se enfrentan a los permanentes trasnochos, quebrantos de los niños y tratan de cubrir constantemente sus necesidades emocionales que se expresan con frases como: "Mami mírame”, “hazme esto”, “me siento mal”, “mi hermanito me pegó”.  

Qué hacer para superar el bornout materno

De acuerdo con la página Bebés y Mamás  hay algunos consejos que puedes seguir para mejorar tu estado emocional cuando estás pasando por una crisis de estrés:

- Aumenta tus relaciones: Habla con otras mamás que estén pasando por la misma situación.

- Organízate y prioriza: Es importante asumir que no eres una súper mujer y no tienes por qué serlo. Primero haz las tareas urgentes y deja las que no son para otro momento.

- Pide ayuda: A tu pareja, a tu madre, a tu hermana. A veces los demás no se dan cuenta de tu sufrimiento. Negarlo también es un síntoma del burnout y hacer como que todo va bien. No lo dudes. Ábrete, pide apoyo.

- Reserva tiempo para ti: Es parte de pedir ayuda, ya que necesitarás que alguien cuide del bebé para que puedas salir. Haz algo que te guste: salir a caminar sola, tomar un café con una amiga, ir al cine, lo que sea que te haga desconectar del bebé y distraerte de las rutinas cotidianas.

Regálate un momento de relax

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: